Portugal como parte de España en Os Lusíadas Luís de Camões presenta en Os Lusíadas a Portugal como cumbre de España, que a su vez es la cabeza de Europa.

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Las citas sobre España y lo hispano en la obra cumbre de la literatura portuguesa, Os Lusíadas (1572), muestran que Luís Vaz de Camões (o Camoens, 1524-1580) consideraba a Portugal parte de España, y en concreto como la parte más excelsa (cima o cumbre) de lo que a su vez era la cabeza de Europa.

La imagen de este artículo es la primera mención a España y Portugal juntos, que aparece en Chroniclingamerica, tomada de un discurso de un congresista apellidado Lawrence hablando frente a James Madison (que sería el 4º presidente de EE.UU.) publicado en La Gaceta de los Estados Unidos el 6 de mayo de 1789 (p. 27).

Estrofa en portugués Traducción castellana
I, 31 Ouvido tinha aos Fados que viria

Ũa gente fortíssima de Espanha

Pelo mar alto, a qual sujeitaria

Da Índia tudo quanto Dóris banha,

E com novas vitórias venceria

A fama antiga, ou sua ou fosse estranha.

Altamente lhe dói perder a glória

De que Nisa celebra inda a memória.

II, 97 Não menos guarnecido, o Lusitano,

Nos seus batéis, da frota se partia,

A receber no mar o Melindano,

Com lustrosa e honrada companhia.

Vestido o Gama vem ao modo Hispano,

Mas Francesa era a roupa que vestia,

De cetim da Adriática Veneza,

Carmesi, cor que a gente tanto preza;

De los Hados oyó que llegaria

Una gente fortísima de España,

Por alto mar, la cual sujetaria

Cuanto del Indio suelo Dóris baña,

Y con nuevas victorias venceria

Toda fama anterior suya ó estraña,

Haciéndole perder la escelsa gloria,

De que Nisa aun celebra la memoria.

No con menos ornato el Lusitano,

De la flota en los botes ya salia,

A encontrar en el mar al Melindano,

Con honrosa y brillante compañía.

Viene Gama, en conjunto, al modo Hispano,

Aunque es de Francia el traje que vestia,

De satin de Venecia de hilos flojos,

Del color carmesí grato á los ojos.

III 17 «Eis aqui se descobre a nobre Espanha,

Como cabeça ali de Europa toda,

Em cujo senhorio e glória estranha

Muitas voltas tem dado a fatal roda;

Mas nunca poderá, com força ou manha,

A Fortuna inquieta pôr-lhe noda

Que lha não tire o esforço e ousadia

Dos belicosos peitos que em si cria.

18 «Com Tingitânia entesta; e ali parece

Que quer fechar o Mar Mediterrano

Onde o sabido Estreito se ennobrece

Co extremo trabalho do Tebano.

Com nações diferentes se engrandece,

Cercadas com as ondas do Oceano;

Todas de tal nobreza e tal valor

Que qualquer delas cuida que é milhor.

19 «Tem o Tarragonês, que se fez claro

Sujeitando Parténope inquieta;

O Navarro, as Astúrias, que reparo

Já foram contra a gente Mahometa;

Tem o Galego cauto e o grande e raro

Castelhano, a quem fez o seu Planeta

Restituidor de Espanha e senhor dela;

Bétis, Lião, Granada, com Castela.

20 «Eis aqui, quási cume da cabeça

De Europa toda, o Reino Lusitano,

Onde a terra se acaba e o mar começa

E onde Febo repousa no Oceano.

Este quis o Céu justo que floreça

Nas armas contra o torpe Mauritano,

Deitando-o de si fora; e lá na ardente

África estar quieto o não consente.

23 «Um Rei, por nome Afonso, foi na Espanha,

Que fez aos Sarracenos tanta guerra,

Que, por armas sanguinas, força e manha,

A muitos fez perder a vida e a terra.

Voando deste Rei a fama estranha

Do Herculano Calpe à Cáspia Serra,

Muitos, pera na guerra esclarecer-se,

Vinham a ele e à morte oferecer-se.

[Afonso VI de Leão e I de Castela (1065-1109).]

53 «Já fica vencedor o Lusitano,

Recolhendo os troféus e presa rica;

Desbaratado e roto o Mauro Hispano,

Três dias o grão Rei no campo fica.

Aqui pinta no branco escudo ufano,

Que agora esta vitória certifica,

Cinco escudos azuis esclarecidos,

Em sinal destes cinco Reis vencidos.

101 «E, vendo o Rei sublime Castelhano

A força inexpugnábil, grande e forte,

Temendo mais o fim do povo Hispano,

Já perdido ũa vez, que a própria morte,

Pedindo ajuda ao forte Lusitano

Lhe mandava a caríssima consorte,

Mulher de quem a manda e filha amada

Daquele a cujo Reino foi mandada.

103 «Quantos povos a terra produziu

De África toda, gente fera e estranha,

O grão Rei de Marrocos conduziu

Pera vir possuir a nobre Espanha:

Poder tamanho junto não se viu

Despois que o salso mar a terra banha;

Trazem ferocidade e furor tanto

Que a vivos medo e a mortos faz espanto!

IV, 49 «Eis mil nadantes aves, pelo argento

Da furiosa Tétis inquieta,

Abrindo as pandas asas vão ao vento,

Pera onde Alcides pôs a extrema meta.

O monte Abila e o nobre fundamento

De Ceita toma, e o torpe Mahometa

Deita fora, e segura toda Espanha

Da Juliana, má e desleal manha.

53 «Codro, por que o inimigo não vencesse,

Deixou antes vencer da morte a vida;

Régulo, por que a pátria não perdesse,

Quis mais a liberdade ver perdida.

Este, por que se Espanha não temesse,

A cativeiro eterno se convida!

Codro, nem Cúrcio, ouvido por espanto,

Nem os Décios leais, fizeram tanto.

61 «Manda seus mensageiros, que passaram

Espanha, França, Itália celebrada

E lá no ilustre porto se embarcaram

Onde já foi Parténope enterrada:

Nápoles, onde os Fados se mostraram,

Fazendo-a a várias gentes subjugada,

Pola ilustrar, no fim de tantos anos,

Co senhorio de ínclitos Hispanos.

V, 9 «Àquela ilha apartámos que tomou

O nome do guerreiro Santiago,

Santo que os Espanhóis tanto ajudou

A fazerem nos Mouros bravo estrago.

Daqui, tanto que Bóreas nos ventou,

Tornámos a cortar o imenso lago

Do salgado Oceano, e assi deixámos

A terra onde o refresco doce achámos.

VI 56 «Assi diz e, abraçados os amigos

E tomada licença, enfim se parte.

Passa Lião, Castela, vendo antigos

Lugares que ganhara o pátrio Marte;

Navarra, cos altíssimos perigos

Do Perineu, que Espanha e Gália parte.

Vistas, enfim, de França as cousas grandes,

No grande empório foi parar de Frandes.

VII, 25 Em vendo o mensageiro, com jocundo

Rosto, como quem sabe a língua Hispana,

Lhe disse: – «Quem te trouxe a estoutro mundo,

Tão longe da tua pátria Lusitana?»

– «Abrindo (lhe responde) o mar profundo

Por onde nunca veio gente humana;

Vimos buscar do Indo a grão corrente,

Por onde a Lei divina se acrecente.»

68 Que particularmente ali lhe desse

Informação mui larga, pois fazia

Nisso serviço ao Rei, por que soubesse

O que neste negócio se faria.

Monçaide torna: – «Posto que eu quisesse

Dizer-te disto mais, não saberia;

Sòmente sei que é gente lá de Espanha,

Onde o meu ninho e o Sol no mar se banha.

71 «Não menos têm mostrado esforço e manha

Em quaisquer outras guerras que aconteçam,

Ou das gentes belígeras de Espanha,

Ou lá dalguns que do Pirene deçam.

Assi que nunca, enfim, com lança estranha

Se tem que por vencidos se conheçam;

Nem se sabe inda, não, te afirmo e asselo,

Pera estes Anibais nenhum Marcelo.

VIII, 3 «Foi filho e companheiro do Tebano

Que tão diversas partes conquistou;

Parece vindo ter ao ninho Hispano

Seguindo as armas, que contino usou.

Do Douro, Guadiana o campo ufano,

Já dito Elísio, tanto o contentou

Que ali quis dar aos já cansados ossos

Eterna sepultura, e nome aos nossos.

26 «Vês, com bélica astúcia ao Mouro ganha

Silves, que ele ganhou com força ingente:

É Dom Paio Correia, cuja manha

E grande esforço faz enveja à gente.

Mas não passes os três que em França e Espanha

Se fazem conhecer perpètuamente

Em desafios, justas e tornéus,

Nelas deixando públicos troféus.

45 Entretanto, os arúspices famosos

Na falsa opinião, que em sacrifícios

Antevêm sempre os casos duvidosos

Por sinais diabólicos e indícios,

Mandados do Rei próprio, estudiosos,

Exercitavam a arte e seus ofícios,

Sobre esta vinda desta gente estranha,

Que às suas terras vem da ignota Espanha.

«Luego tendida allí la noble España,

Como cabeza de la Europa queda,

En cuyo señorío y gloria estraña

Cien vueltas de fortuna dió la rueda:

Mas no sera jamás que fuerza ó maña

De la inconstante dominaría pueda;

Que siempre ha de salvarla la osadía

De los pechos magnánimos que cria.

«Frente de Tingitania está, y parece

Que allí limita del Tirreno el vaso,

Donde el sabido estrecho se ennoblece,

Y el Tebano á las aguas abre paso.

Con pueblos diferentes se engrandece,

Cercada por el mar de Oriente á Ocaso,

Todos de tal nobleza y valor tanta,

Que cada cuál más noble se decanta.

«Tiene al Tarraconés, que se hace claro

Sujetando á Parténope la inquieta:

Al Navarro, al Asturio que reparo

Fuera ya contra el bárbaro Mahometa:

Tiene al cauto Gallego, al grande y raro

Castellano, á quien hizo su planeta

Que a España unificára, siendo silla,

De Granada y Leon, Murcia y Castilla.

«Y vé aquí, como cima de la testa

De toda Europa, al reino Lusitano,

Dó se acaba la tierra, el mar se apresta

Á dar reposo al sol en el Oceáno.

El cielo quiso que en las armas esta

Nacion exulte y lance al Mauritano

De sus playas, y allá al África ardiente

Vaya á seguirle y humillar su frente.

«Un Rey llamado Alfonso hubo en España,

Que movió al Sarraceno tanta guerra,

Que por sangrientas armas, fuerza y maña

Perder á muchos hizo vida y tierra.

Volando de este Rey la gloria estraña

Del Calpe hercúleo á la Caspiana sierra,

Muchos, para en la lid esclarecerse,

A la muerte y á él van á ofrecerse.

[Alfonso VI de León y I de Castilla (1065-1109)]

«Y vencedor se ostenta el Lusitano,

Recogiendo el trofeo y presa rica;

Y que ha roto y vencido al Moro hispano,

Con su estancia tres dias certifica.

Aquí pinta en su blanco escudo ufano

Lo que victoria tan feliz publica:

Cinco escudos, de azul color teñidos,

Los cinco contarán Reyes vencidos,

«Con que viendo el Rey noble Castellano

La inexpugnable hueste, grande y fuerte,

Temiendo más el fin del pueblo Hispano,

Ya perdido una vez, que no su muerte,

Pidiendo ayuda al bravo Lusitano

Le envió la esposa á quien lo unió la suerte,

Mujer del que la manda, su hija amada

De aquel á cuyo reino fue mandada,

«De cuanta raza cuenta el pueblo misto

De África toda, horrible gente estraña,

El gran Rey de Marruecos va provisto,

A la conquista de la noble España:

Poder tamaño junto no se há visto,

Desque el salado mar la tierra baña;

Y crudos y feroces vienen tanto,

Que á los vivos y aun muertos dan espanto.

«Ir nadando aves mil por el argento

De la ancha espalda de la mar inquieta.

Ved, las tendidas alas dando al viento,

Hácia dó puso Alcides la alta meta.

De Avila el monte y el seguro asiento

Toman de Ceuta, y al feroz Mahometa.

Echan fuera; y segura á toda España

Dejan de otra Juliana indigna maña.

«Codro, porque el contrario no triunfase,

Vencedor de la muerte, dió la vida:

Régulo, porque Roma se librase,

Contento vió su libertad perdida;

Y éste, porque la España no temblase,

A eterno cautiverio se convida;

Pues Codros, Curcios y los Decios fieles

No á más costa ganaron sus laureles.

«Manda a sus mensajeros, que pasaron

España, Francia, Italia celebrada,

Y allá en el puerto ilustre se embarcaron,

Donde ya fue Parténope enterrada:

Nápoles, dó sus hados se vengaron,

Despues de verla a tantos subyugada

Subiéndola, tras tanto tiempo impío,

Al Español escelso señorío.

«La que mejor al caso pareciónos,

Es la que el nombre toma de Santiago,

El que tanto a españoles ayudónos

A hacer entre los moros grande estrago.

De aquí, mientras que Bóreas aventónos,

Tornamos á cortar el vasto lago

Del salado Océano: así salimos

De la tierra en que el dulce pasto hubimos.

«Dice, así, y abrazados los amigos

Con su licencia, trámites acorta.

Pasa Leon, Castiella, viendo antiguos

Sitios cuyo dominio tanto importa:

Navarra con los montes enemigos

De Pirene, que a España y Galia corta:

Vistas de Francia, en fin, las cosas grandes,

Al grande emporio fue rico de Flandes.

En cuanto al mensajero vió jocundo,

Como que sabe bien la lengua hispana,

Le dice: «¿Quién te trae á este otro mundo,

Tan lejos de tu patria Lusitana?»

«Abriendo (le responde) el mar profundo,

Por donde no fue nunca gente humana,

Vinimos á buscar el Indo ardiente

Dó nuestra ley divina se acreciente.»

Y que en particular allí le diese

Informacion muy larga, pues hacia

Servicio en eso al Rey, con que ejerciese

Lo mejor que en el caso convendria.

Y respondió Monzaide: «Aunque quisiese

Decirte yo más que esto, no podria;

Que todos ellos son de allá de España

Dó en mi patria y el mar el sol se baña.

«Ni menos han mostrado esfuerzo y maña

En otras varias guerras que han tenido,

Ó con gentes belígeras de España,

Ó que hayan del Piréne descendido:

Así que nunca, en fin, por fuerza estraña

Fue su valor postrado ni vencido;

Ni se sabe que salga en ningun suelo,

Para Aníbales tales, un Marcelo.

«Fue hijo, ó compañero del Tebano

De quien se cuenta el conquistar contino:

Parece que á parar al suelo Hispano,

Siguiendo el curso de sus armas vino.

Del Guadiana y del Duero el campo ufano,

Ya Elisio dicho, tanto le convino,

Que nombre allí dejar quiso á los nuesos,

Y sepultura á sus cansados huesos.

«Vé que á Silves tomando, al Moro engaña

Que antes la conquistó con fuerza ingente,

Don Payo de Correa, cuya maña

Y valor es envidia de la gente;

Y vé los tres que en Francia y en España

Hácense conocer perpetuamente

En torneos, en lucha, en desafíos,

Dejando en ellos fama de sus bríos.

En tanto los Arúspices famosos

De la ciencia Gentil, que en sacrificios

Dicen adivinar casos dudosos

Por señales diabólicas ó indicios,

Por el Rey mismo enviados, estudiosos

Ejercian el arte y sus oficios

Sobre esta gente y su venida estraña

Del mar remoto de la ignota España.

93 Concertam-se que o Negro mande dar

Embarcações idóneas com que venha;

Que os seus batéis não quer aventurar

Onde lhos tome o imigo, ou lhos detenha.

Partem as almadias a buscar

Mercadoria Hispana que convenha;

Escreve a seu irmão que lhe mandasse

A fazenda com que se resgatasse.

Conciertan que el Gentil armar ordene

Embarcaciones propias en que venga;

Que aventurar sus barcos mal le viene,

No el Malabar los robe ó los detenga.

Las almadías salen que él previene,

A traer lo de España que convenga,

Y Gama escribe á Pablo que disponga

Cuál mercancia por rescate esponga.

2 comentarios sobre “Portugal como parte de España en Os Lusíadas Luís de Camões presenta en Os Lusíadas a Portugal como cumbre de España, que a su vez es la cabeza de Europa.

  1. Por favor, no manipules la traducción. Luis do Camoes habla de Portugal dentro de España, pero no del estado Español. Desde tiempos muy remotos se llamaba al territorio peninsular, español. Pero no por ello España. Igual que Galicia era la provincia romana, pero ni León, ni Asturias fueron nunca Galicia.
    También traduces mal: NAÇOES, no son pueblos. Son NACIONES. Habla Camoes de que TODAS LAS NACIONES ESPAÑOLAS.

    1. Yo no he dicho que Camoes hable del Estado español, así que me parece que yo no he manipulado la traducción (que solo he copiado), sino que parece más probable que usted haya entendido algo en un sentido que no le es propio, y lo siento, pero con volver a leer despacio seguro que se entiende. Saludos, Santiago (me permito suprimir el insulto final y el juicio sobre si traduzco algo “aposta” pues no le creo capaz de adivinar la intención de quien tradujo ni, si lo fuera, veo justo que me la adjudique a mí).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.