Plataforma por las Libertades

Plataforma por las Libertades: agua bendita sobre el Yunque Hay gente empeñada en echar agua bendita sobre el Yunque, confiando en que así se volverá bueno. El último intento se llama Plataforma por las Libertades

Facebooktwitteryoutube

Hasta los alumnos menos inteligentes llegan a comprender que una de las tres normas básicas de la conciencia es que no se puede emplear el mal para lograr un bien (las otras dos son la regla de oro: haz a los demás lo que querrías que te hicieran; y el respeto)… Pero los españoles somos diferentes y no nos basta con tropezar dos veces con la misma piedra. El empeño por ver si el Yunque se vuelve bueno a base de echarle agua bendita se llama ahora Plataforma por las Libertades. Ya siento ponerles un link a un medio como Infocatólica, manipulado por el Yunque, pero alguno había que poner para el que quiera curiosear quién anda metido en la iniciativa.

Plataforma por las Libertades
Plataforma por las Libertades

Para quien se conforme con un vistazo-resumen aquí lo tiene: solo una de las 27 asociaciones que forman esta plataforma está manifiestamente desvinculada del Yunque, más de un tercio dependen de forma absoluta o notable de esta sociedad secreta anticristiana, y si incluimos las que son afines casi llegamos a los dos tercios. ¿Qué podemos esperar de tal almagama y cómo se explica que el Yunque siga encontrando apoyo entre los llamados cristianos?

Supongo que el misterio de la iniquidad no tiene explicación defitiniva, pero para mí que se da una confluencia planetaria entre misericordia y estupidez. La misericordia y la ingenuidad está en los católicos, siempre proclives a perdonar las mentiras y deslealtades del Yunque, que dice que esta vez sí que se va a portar bien, y claro, que como la ocasión es grave, porque con esto de la promoción del homosexualismo desde el poder, ahora sí que de verdad la familia está amenazada y tenemos que unirnos todos… Ah, unirnos pero aceptando la estupidez de que no debemos mirar con misericordia ni perdonar a estos homosexualistas, que según los del Yunque son de verdad malos malotes y para nada dignos de diálogo, respeto o misericordia… y la estupidez al cuadrado que consiste en que estos desleales y mentirosos ahora sean los portavoces del catolicismo.

Y, claro, cuando alguno de los malos malotes saca la conclusión de que los católicos están dirigidos por el Yunque o cuando menos aliados con él o que parece que comparten sus ideas totalitarias (no digamos si La Sexta prepara una campaña para acabar con HazteOir.org, quizá con cámaras de gas incluidas), no, entonces es que no nos comprenden, ¡nos persiguen! Y con esa pseudopersecución que el Yunque ha fomentado, porque su ideología busca el enfrentamiento (no han evolucionado mucho desde los tiempos de Hegel, Marx, Hitler y demás compañeros dialécticos)… Ellos ganan (protagonismo, que al final es lo único que les importa, estar en el machito, por lo demás la esterilidad ha sido siempre la marca del diablo), a costa una vez más de los católicos.

Pero no, qué va, esto son imaginaciones mías, y el que estas plataformas vayan de fracaso en fracaso será porque algunos hemos sido malos católicos y no hemos querido fomentar la unidad. Si se les calentó demasiado el coco, den un repaso a este prólogo sobre el Yunque de don Luis Santamaría.

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *