Escuela del Niño Jesús de Praga, expropiada para checa del Batallón Pablo Iglesias.

¿Se armó a las milicias en Vallecas ya el 18 de julio de 1936? Víctor Lacalle Seminario fundó en Vallecas el Batallón “Pablo Iglesias”, que participó en las matanzas del Cuartel de la Montaña y del Tren de la Muerte

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

El batallón “Pablo Iglesias”, más tarde 49ª Brigada, fue formado con milicianos del PSOE en Vallecas por Víctor Lacalle Seminario (Cirauqui, Navarra, 1889, muerto en Caracas en fecha desconocida), hijo del guerrillero liberal (activo durante la tercera guerra carlista en 1874) apodado El Cojo de Cirauqui, Tirso Lacalle Yabar (Cirauqui, 1845, Valtierra, 1920). Víctor casó con Leoncia Maisonnave Bethous y tuvieron tres hijos: José Ángel, María Luisa y Tirso Lacalle Maisonnave.

Paradojas de la historia, Lacalle Seminario fue hermanastro (pues su padre casó con la viuda del general Moriones) de un ministro de Franco: José Daniel Lacalle Larraga (Valtierra 1897, Madrid 1981), capitán de requetés durante la guerra y ministro del Aire de 1962 a 1969; este a su vez era hermanastro de otro militar (de Ingenieros) hijo del primer matrimonio de su madre (con el general Moriones), Domingo Moriones Larraga (1883-1964), tercer marqués de Oriquieta, que en 1934 como gobernador militar de Gijón resistió a la revolución, pero en 1936 se adhirió a ella, llegando a general y jefe del Ejército de Andalucía, partidario de la rendición el 16 de febrero de 1939 y destituido por Casado. En la foto, el convento-colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle) del Niño Jesús de Praga en el Puente de Vallecas, que fue la primera sede del batallón Pablo Iglesias.
Como punto de interés para saber cómo se organizó la matanza del Tren de la Muerte, se menciona que uno de los “cinco diablos rojos” era Emiliano Soriano (Algobia), que había sido jefe de policía en Jaén.
Causa General, legajo 1530, expediente 7, folio 1:

Pieza sobre Checas

Ramo separado nº 6 (Ateneo Libertario del Puente de Vallecas)

direcciones escritas a mano (se supone de lugares citados en los testimonios):

Calle Teresa Llorente (hoy General Sanjurjo) 9Concordia, 6

Avda del Generalísimo 43, 68 y 70 (hoy es Albufera, antes de la guerra era Carretera de Castellón o de Valencia)

Reina Victoria, 1

Plaza Dª Carlota, 2

Nicolás Salmerón (hoy general Sanjurjo) 9

Imagen, 1

Peironcely 1 y 2

Sª Sabina, 5

José Antonio (antes Nicasio Méndez) 73, 92, 111

Emilio Ortuño, 11

Pacífico 105

Los Requenas

Granada 4, 30, 11, 53, 50

Folio 31

Causa General de Madrid, pieza nº 4, Checas.

Ramo separado nº 23 (Grupo “Los cinco diablos”). Escrito a mano: y Tren de Jaén

Fiscal Delegado Instructor Sr. De Miguel

Fiscal Secretario Sr. Rams (Eusebio Rams Catalán)

Folio 33: declaración del testigo Gregorio García Sánchez, en Madrid a 21 de enero de 194129 años de edad, casado, natural de Alcalá de Henares (Madrid), profesión panadero, procesado, domicilio en Pi y Margall nº 1 (Puente de Vallecas), DICE:

“Que el declarante pertenecía al Sindicato de Artes Blancas, como panadero, de la U.G.T. de Madrid desde el año 1935 y trabajaba como panadero en el Puente de Vallecas en la panadería de D. JUAN CAYÓN, sita en la calle de Nicolás Salmerón nº 1.

Que al comenzar la revolución continuó trabajando en la misma panadería durante mes y medio aproximadamente, presentándose todas las noches en la Casa del Pueblo del Puente de Vallecas en la calle de la Concordia nº 4, a recibir órdenes de los dirigentes por si era preciso salir como movilizado. Al cabo de este tiempo fue destinado por la Casa del Pueblo para dar escolta armado de un mosquetón al Juez Municipal y al Alguacil del Puente de Vallecas cuando salían de servicio para reconocer los cadáveres que aparecían en el Cementerio del pueblo.

Las órdenes para las detenciones y registros dictadas por la Casa del Pueblo, corrían a cargo de un tal Medina y un empleado municipal llamado Víctor Marinero, teniendo entendido el declarante que estas órdenes eran cursadas al Batallón socialista “Pablo Iglesias”, que tenia su cuartel en el convento del Niño Jesús de Praga, sito en la Avda. del Generalísimo, 68 ó 70, poco más arriba del convento del Ave María ocupado por las Milicias comunistas y el Radio de dicho partido. Sabe el declarante que en la Casa del Pueblo, en los primeros días de la revolución mandó detener a un señor llamado MORENO dueño de una panadería que fue conducido al cuartel del Batallón “Pablo Iglesias” y asesinado. También recuerda que al Cuartel “Pablo Iglesias” llevaron detenido a un muchacho alto que vivía en la calle de Rodríguez Espinosa y fue sacado de casa de José Montesa por varios individuos que tenían constituido un comité de incautación en el Arroyo del Olivar, 30 ó 32, siendo uno de ellos un albañil conocido por Pepe “el Cuadrado”; conducido al cuartel el referido joven, se suicidó tirándose por la azotea del convento, sin duda por temor.

Los dirigentes del referido cuartel “Pablo Iglesias” eran un tal Mármol sin oficio conocido que a los pocos días de la revolución fue nombrado comandante de Milicias, cargo que conservó y Diego García que se puso las estrellas de capitán.

El Batallón “Pablo Iglesias” que más adelante se convirtió en 49 Brigada fue fundado por el coronel Lacalle, que en la misma noche el 18 de julio de 1936 acompañado por un capitán del Ejército a quien le faltaba un dedo y que parece ser era de Artillería y de algunos más bajó con un camión cargado de armas repartiéndolas en la Casa del Pueblo del Puente de Vallecas, en el círculo de Izquierda Republicana y en los demás centros del Frente Popular; el coronel Lacalle frecuentaba el cuartel de Pablo Iglesias durante los primeros meses de la revolución y hasta el año 1937.

En el convento del Ave María próximo al que servía de cuartel al Batallón “Pablo Iglesias” instalaron los comunistas de la barriada un Radio y un cuartel de Milicias fundado por Manuel Fernández Cortinas (a) “el Barbas” [MARCELO HERNÁNDEZ SAEZ] vecino del Puente de Vallecas y repartidor de pan, que más tarde mandó a la 44 Brigada [Mixta], originada en dichas milicias del Partido Comunista del Puente de Vallecas; eran también jefes en dicho centro o cuartel, un tal Félix Barriga, teniente; un tal Manolo León, que era comandante y con mando político además de éstos de milicias, un médico que se llamaba Fernando

(FOLIO 34)

Moltó Carbonell. Los que pueden ser considerados como más sanguinarios de dicho cuartel comunista, son además del “el Barbas”; Félix Barriga, un tal Miguel, camarero de Casa Vinagre; un tal Narciso [¿Rafael San Narciso Sancho, alias “El Hachero”?], sobrino del referido Vinagre y que parecía enlace político y propagandista, viéndose también en dicho centro mujeres con mono y correaje armadas de pistolas, ignorando la misión que allí tuvieran.

En este centro comunista estuvo detenido MANUEL BIENCINTO, que fue asesinado; también fue detenido por el Fernández Cortinas (a) “el Barbas” ELISEO CAYÓN, también asesinado. Vio descargar en ocasiones a las puertas de dicho centro, camiones con muebles, colchones y otros enseres que parecían procedentes de saqueos.

Funcionaba en el Puente de Vallecas un grupo de las J.S.U. conocido por “Los Cinco Diablos” y que estaba integrado por los siguientes individuos: Julián García [JULIÁN GARCÍA DE LA CRUZ, alias “El Gorgonio” y alias “El Chiqui”, miembro del Comité Revolucionario de Vallecas], Presidente de las J.S.U. de la barriada; había trabajado en los talleres de fundición “Jareño” y llegó a comandante en el Ejército rojo en Paredes de Buitrago y también en un Batallón disciplinario, por la Sierra. Vicente de Pablo, Guardia Municipal de Vallecas, que luego fue Miliciano de Vigilancia de Retaguardia y finalmente se llevó como teniente el referido Julián García. Enrique Burgos Risueño (a) “el Soso”, también obrero de Jareño y Guardia de Asalto durante el dominio rojo. Emiliano Soriano, fumista, que ingresó en la Policía roja, siendo jefe de Policía por la provincia de Jaén y que actuó algún tiempo como policía en Madrid. Como chofer del grupo actuaba un tal Julio (a) “el Corzo” [¿JULIO PASTOR, JULIO ÁLVAREZ?] que primero conducía un coche que el declarante desconoce y después un “Delage” gris incautado en la fábrica de bombillas. Concurrían al centro de las J.S.U. (Reina Victoria, 1) a donde cree no llevaron detenidos, concurriendo también a la Casa del Pueblo y al cuartel de “Pablo Iglesias”. Recuerda un asesinato realizado por dicho grupo que fue a detener a El Escorial a D. JUAN CAYÓN, panadero, patrono por entonces del declarante y a un hijo del mismo, de igual nombre y apellido; la detención se practicó por virtud de un aviso de El Escorial a la Casa del Pueblo de Vallecas, que fue al primero de dichos pueblos a recoger a los detenidos, que fueron conducidos a la Casa del Pueblo de Vallecas de donde fueron extraidos y asesinados el mismo día que los trajeron, a fines de julio o primeros de agosto de 1936. Los asesinos fueron con el Guardia Municipal Vicente de Pablo, Enrique Burgos, Emiliano Soriano, el chofer Julio y un tal Ángel Santamaría, que avanzada la guerra fue Comisario Político de Aviación. El declarante, no obstante estar trabajando por entonces en la panadería del Sr. Cayón, no se enteró de lo ocurrido hasta después del asesinato.

El declarante no formó parte del grupo de “Los Cinco Diablos” y a quienes sólo veía en el bar, hasta fines del año 1936, en que se unió a ellos por tener presentada la petición de ingreso en la Policía y encontrarse mientras tanto desocupado; estuvo con ellos sólo quince días y en ese tiempo no practicó ninguna detención, recordando sólo haber practicado un registro en el domicilio de D. Fernando Gallego. Por entonces ya no estaba en el grupo Julián García que ya se había incorporado al Ejército rojo.

Niega haber intervenido en los asesinatos de los señores VILASECA, de D. NICÓMEDES DE LA CRUZ HERNÁN y de D. ÁNGEL SAN MARTÍN. Del asesinato de los señores Vilaseca, sabe que fue cometido por un tal Ernesto, de la Agrupación Socialista; Vicente Embarba, camarero de Casa Vinagre y Vicente Matés así como otro dependiente de Casa Vinagre llamado Miguel; lo sabe por conversación mantenida con ellos mismos. Los señores Vilaseca, estuvieron encerrados primero, en el centro comunista del Ave María, trasladados más tarde al cuartel socialista de “Pablo Iglesias” y asesinados finalmente.

Gregorio Mesonero, que llegó a Comisario político en el Ejército rojo y un tal Mariano “el Señorito”, comunistas del centro del Ave María, detuvieron a un patrono panadero de la calle de Melquiades Biencinto, que fue asesinado. El Mesonero, siendo Comisario político en la Sierra, fue castigado por asesinatos o desmanes análo-

(FOLIO 35)

gos cometidos contra soldados de su Brigada; con anterioridad a la revolución, sufría condena por homicidio. Mariano “el Señorito” fue teniente en el Ejército rojo. También Gregorio Mesonero y Mariano “el Señorito”, asesinaron cerca de Carabaña a un posadero del pueblo de Vallecas, llamado JUAN FRANCISCO, a quien fueron a buscar fuera de Madrid. También asesinaron en el término de Carabaña a LORENZO RUIZ y su hijo, vecinos del pueblo de Vallecas.

Como queda expresado, el declarante ingresó en la Policía roja en febrero de 1937, prestando servicio en la Comisaría del Hospital y más tarde a fines de 1937 en Ciudad Real y en Puerto Lápice en servicios de Policía;

Niega haber participado en los asesinatos del Tren de Jaén.

Como checas, aparte de las mencionadas, recuerda en la barriada del Puente de Vallecas, el Ateneo Libertario de la calle Emilio Ortuño, 11, dirigido por Victoriano Buitrago, los hermanos Falomir.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.