José Piqueras Muñoz

El gobernador socialista de Jaén amenazó de muerte a los funcionarios José Piqueras Muñoz, gobernador socialista de Jaén, dijo a los funcionarios que si pasaban comida o cartas a los presos de derechas, les “daría el paseíto”

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Rafael Luque asegura que no había pan ni comida caliente para los presos de derechas, y que sólo a éstos se obligó a trabajar en la construcción de un refugio. Lo corrobora el jefe de servicio Julián Fernández, quien además da los nombres de los representantes del Frente Popular presentes en la salida de las expediciones de presos hacia Madrid.
Legajo 1009, exp. 3, folio 24

INFORME ACERCA DE LA PRISIÓN PROVINCIAL DE JAÉN DURANTE EL GLORIOSO MOVIMIENTO NACIONAL

A la iniciación del Glorioso Movimiento Nacional, prestaba mis servicios en esta Prisión Provincial, como Oficial de la misma, y de la que era Director D. Lorenzo Alonso Montero, figurando como Administrador de la misma Don Juan José Moreno Murciano. En el mes de Marzo de 1937 este Administrador fue trasladado a la Prisión Provincial de Totana, haciéndose cargo de esta Administración el Oficial de esta Plantilla D. Segismundo Martí Morillas.

La población reclusa constaba aproximadamente de unos 750 a 800 reclusos.

La alimentación de los reclusos era deficiente y mala, en algunos casos si bien en otros era mejorada. En algunos períodos estaba prohibida la entrada de las comidas que les mandaban los familiares a los reclusos considerados de derechas. También las comunicaciones tanto orales como escritas, con el exterior quedaban periódicamente prohibidas o denegadas por orden del Gobernador rojo, José Piqueras, si bien varios de los funcionarios que sentíamos el triunfo de nuestro Caudillo Franco, transmitíamos las noticias de Radio Nacional, como así mismo introducíamos comidas, tabaco, correspondencia etc. con la consiguiente exposición por nuestra parte.

No puedo precisar la fecha exacta del día en que todos los Funcionarios fuimos llamados y reunidos en el despacho del Sr. Director, por orden del Gobernador rojo, José Piqueras [nombrado el 4 de octubre de 1936] y una vez en presencia de éste y entre otras muchas atrocidades nos dijo “que él tenía puestos espías dentro y fuera de la Prisión y que si llegaba a su conocimiento que alguno de nosotros introducíamos comidas, cartas o cualquier otra cosa nos daría el PASEÍTO”. No obstante esta amenaza, continuamos facilitando a los detenidos todo cuanto podíamos.

La policía Gubernativa mandada por el Gobernador rojo a la puerta de la cárcel y locutorios para la fiscalización de las conversaciones que los reclusos sostenían con sus familias tenía también la misión de vigilar nuestras actividades así como también impedir que se pasasen comidas las que eran intervenidas por dicha policía y según decían, llevadas al Socorro Rojo.

Dentro de la Prisión había un “comité” integrado por presos de izquierda que eran los que disponían la forma de servicios en el interior, sin contar para nada con el Sr. Director que estaba verdaderamente coaccionado al ver el apoyo, que las autoridades rojas, prestaban a dichos elementos. Entre los que integraban el “comité” recuerdo a un tal Francisco Sánchez García (a) “el Follaor”, sujeto de pésimos antecedentes criminales antes y en el Alzamiento; se le atribuyen entre otras cosas, el asalto a la Prisión de Úbeda. Cito también otro que formaba parte de dicho “comité” no recuerdo su nombre pero sí su apodo que era el de “Sota de bastos”.

La Intendencia Militar suministraba el pan únicamente para los presos de izquierdas.

En los jardines de esta Prisión se procedió a la construcción de un refugio y para trabajar en él se emplearon únicamente presos de derechas que fueron elegidos por el “comité”.

El trato que se daba a los presos no era agresivo, pero sí era grosero y despectivo por parte de los empleados rojos y muy especialmente por Cándido Gómez Hidalgo.

(FOLIO 25)

Los dirigentes comunistas y socialistas [José] Aroca [Núñez], [Manuel] Valenzuela [Cuevas] y Cirilo como así mismo Eduardo Pulido España (que actualmente se encuentra recluido en la Prisión de Úbeda) fueron los que dirigieron la saca de presos que más tarde supe fueron fusilados en Mancha Real. Estos mismos individuos eran los que se dedicaban a controlar y buscar nombres de los ficheros. Me enteré de este criminal acto la mañana siguiente de haberse llevado a efectos y de ello me enteraron, los reclusos cocineros, al ir a tomar mi servicio de Oficial de cocina que es el que se me tenía asignado.

Al que suscribe, el tantas veces nombrado “comité” y con el fin de controlar la cocina, le mandó un teniente rojo que se hallaba detenido y además varios cocineros también de izquierdas, que relevaron a algunos de los cocineros de derechas que allí estaban prestando servicio.

Con fecha 11 de septiembre de 1937 y en virtud y orden de la Dirección General de Prisiones se hizo cargo de esta Provincial D. Julián Jiménez Molina y desde aquella fecha mejoró notablemente el trato de los presos.

En el Departamento de Enfermería y a pesar de la estrecha vigilancia de que eran objeto los reclusos, estos decían Misa, siendo sorprendidos una de las mañanas por el propio Director D. Julián Jiménez quien ordenó fuesen recluidos en celda los allí reunidos, si bien es cierto que las Sagradas formas las guardó en su domicilio, siendo más tarde entregadas a la persona designada por el Padre Agustín Mendívil y Padre Ortí.

El “comité” no toleraba que en la cocina se calentasen las comidas de los presos de derechas por lo que dicho departamento era muy vigilado.

Para los presos de derechas estaban prohibida la entrada de comidas, como ya se dice anteriormente, en cambio estaban autorizadas las de los delincuentes comunes. Estos vendían sus comidas a precios extraordinariamente abusivas, a los presos de derechas e inmediatamente después de haberse efectuado la transacción denunciaban el caso a los empleados rojos quienes procedían inmediatamente a quitarles la comida que pocos minutos antes habían comprado.

Jaén 22 de Mayo de 1941

(Rúbrica: R. Luque: [Rafael Luque López, según la lista del folio 15])

(FOLIO 16, escrito a mano)

Informe que presenta al Sr. Juez de la Causa General, el Jefe de Servicios del Cuerpo de Prisiones Julián Fernández y Fernández, sobre los hechos, tratos, antecedentes y demás circunstancias ocurridos durante la dominación marxista en la Prisión Provincial de Jaén.

Al iniciarse el Glorioso Movimiento Nacional, en la Prisión Provincial, por ser Jaén desgraciadamente una de las ocupadas por las fuerzas rojas, el Frente Popular decretó la libertad de todos los presos que existían en la misma (de izquierdas y comunes) llenándose a los pocos días de personas de orden, de derecha, seguidamente dicho Frente Popular nombró funcionarios rojos para la vigilancia de los mismos. Desde entonces comenzó el sufrimiento de todos los recluidos por el trato grosero y poco piadoso que con ellos tenían; fueron prohibidas las comunicaciones orales y escrita, así como también la entrada de comidas, era una incomunicación completa, que gracias a los funcionarios que entonces prestábamos servicio admitidos hoy al servicio de Prisiones, se pudo remediar bastante su situación, no con toda amplitud como era nuestros deseos, pero sí lo suficiente en aquellas circunstancias, ya que clandestinamente, les introducíamos comidas, cartas de la familia, etc. etc. en una pala-

(FOLIO 17)

bra tenían por nosotros comunicación directa y constante.

A los pocos días el Frente Popular organizó dos expediciones de detenidos en trenes especiales, que después en las cercanías de Madrid fueron la mayor parte de ellos asesinados; por referencia sé que los que presenciaron la salida de la Prisión de aquellos desgraciados (q.e.p.d.) fueron los miembros del expresado Frente Popular Pablo Flores [Urdapilleta], Juan Ortiz (Secretario de Bujeda) y algunos más que no recuerdo. Posteriormente con motivo de haber ingresado en la Cárcel en calidad de presos dos individuos apodados “El Follao” y “La Sota de Bastos” comunista el primero y anarquista el segundo, exigió el entonces Gobernador Civil Piqueras, que estos dos individuos en unión de los Funcionarios rojos controlaran los servicios de la Prisión y no se hacía allí nada más que lo que aquellos ordenaban, entrando como es consiguiente en el Establecimiento una verdadera desorganización e intranquilidad que constituía un suplicio para los pobres presos y Funcionarios que sentíamos como ellos la caus, quitaron atribuciones al Director, persona de orden y que ponía todos los medios para aliviar la situación, pero era imposible, las amenazas estaban al orden del día, ellos

(FOLIO 18)

castigaban en celdas a los recluidos, les insultaban, les formaban de manera repugnante, ayudaron a las sacas de presos a los criminales Aroca, Valenzuela, Cirilo y otros cuando el bombardeo de 1º de Abril de 1937, recordando, según referencia (pues el que suscribe prestaba servicio sólo de día) como cooperadores de esos crímenes a los Funcionarios rojos Cándido Gómez, Diego Cuesta y Pulido España (preso en Úbeda).

La alimentación unas veces era regular, pero la mayor parte deficiente, no solo por la escasez de artículos, sino porque las organizaciones del Frente Popular o los anarquistas procuraban la mayoría de los días cuando faltaba el pan en la calle o por capricho algunas veces, se presentaban en la Prisión a la hora de la llegada del pan y se lo llevaban, alegando que “los presos no debían comer pan”, que antes estaba el “pueblo” en fin que todo era persecuciones y martirios. Llegaba aún más la osadía y maldad de esos genios marxistas, ordenaron que los presos de izquierda se les permitiera la introducción de las comidas, comunicaciones y demás ventajas, así como también recibían el pan diariamente de Intendencia, con todo descaro, y con órdenes severísimas si lo recibía alguno de derechas.

Todo lo anteriormente expresado, es lo que recuerda

(FOLIO 19)

el que suscribe ocurrió en la Prisión Provincial de Jaén hasta el mes de Octubre de 1937 en que fue trasladado a la fuerza al Campo de trabajo de Totana, ignorando lo que pudiera ocurrir desde esta fecha en adelante o sea hasta la liberación.

Jaén 22 de Mayo 1941(Rúbrica)

[Datos sobre Pablo Flores Urdapilleta en : http://www.laguerracivilenjaen.com/biografias.php?info=21

Activo militante socialista. Participó en las movilizaciones de octubre de 1934 en la ciudad de Jaén. Detenido, fue deportado al municipio de Torvizón (Granada) y posteriormente encarcelado en las prisiones de Andujar y Cazorla. Al inicio de la guerra participó en la recluta de milicias al tiempo que se convirtiría en un personaje de gran relevancia en la Federación Provincial Socialista donde tuvo distintos cargos directivos como la vicesecretaría provincial del PSOE. Fue concejal del ayuntamiento de Jaén e Interventor de Abastos. A los pocos meses de iniciarse la guerra fue nombrado Gobernador Civil en funciones cubriendo las ausencias de José Piqueras Muñoz.]

[Datos sobre Jerónimo Bujeda en: http://es.wikipedia.org/wiki/Jer%C3%B3nimo_Bujeda

Jerónimo Bujeda Muñoz (Tarancón, 30 de julio de 1904 – México, 1971), masón y político socialista español. Estudió la carrera de Derecho en la Universidad Central de Madrid, obteniendo la licenciatura en 1923. Logró la plaza de Abogado del Estado. Fue destinado a Jaén.Fue Director General de Propiedades, Jefe del catastro de Rústica, presidente del Consejo de Administración de las minas de Almadén, Vicepresidente del comité central de Incautación de los bienes de la Corona, Vocal del Patronato de Incautación de los Bienes de los Jesuitas. Consejero de la Caja de Previsión Social de Andalucía Oriental.Afiliado al Partido Socialista Obrero Español, uno de los componentes del Comité Ejecutivo durante la Segunda República Española, fue diputado por Jaén en las legislaturas de 1931, 1933 y 1936. Fue miembro de la Comisión de las Cortes para depurar las responsabilidades políticas durante la Dictadura de Primo de Rivera.Durante la guerra civil española, fue subsecretario de Hacienda, y más tarde asesor jurídico del Gobierno de la República en París, alineándose con el sector negrinista del Partido Socialista.

Ramón Serrano Súñer salvó la vida gracias a su intervención, quien logró que el diputado derechista fuera trasladado a un hospital, de donde se evadió el 20 de enero de 1937.Se exilió en Cuba tras finalizar la guerra civil.Fue acusado por otros republicanos en el exilio, de aprovecharse de su cargo, en el fragor de la guerra, para acumular una importante fortuna e invertirla en Cuba. En 1954 era miembro de la junta de directores del Banco de la Construcción y pocos años después fue director y accionista de la firma de prospección Petróleos Aurrerá, así como uno de los principales accionistas de Fomento de Obras y Construcciones, S.A., propietaria del edificio FOCA, el más alto de Cuba en la época.

El investigador Guillermo Jiménez Soler, en su voluminosa compilación Los propietarios de Cuba, 1958, lo incluye dentro de la tercera categoría de los propietarios más importantes del país y también se hace eco de los graves cargos que recaían sobre él.

Nuevamente en el exilio, esta vez tras la toma del poder por Fidel Castro, murió en México en 1971.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.