Conexiones con el Yunque

Ultracatólicos y Yunque: hay amores que matan Cuantas más informaciones aparezcan denominando ultracatólicos a los miembros del Yunque más necesario será recordar que ese adjetivo es imposible

Facebooktwitteryoutube

Ignacio Esteban (@Demonacho) ha publicado un artículo en el que se remite a mi libro El Yunque en España para presentar un gráfico disparatado sobre contactos y dependencias del Yunque, que quizá no lo sería tanto si borrara todo el brazo que se dirige en dirección hacia D. Ángel Herrera Oria, pues qué podía saber el cardenal, muerto antes de que el Yunque llegara a España, que esa sociedad secreta anticristiana fuera a tratar de infiltrar el CEU… Por lo mismo se desacredita el autor, que forma parte del grupo @elOrdenMundial, identificando el Yunque con las sotanas, hablando de ultracatólicos, y llamando secta al Opus Dei. Como un clavo se saca con otro clavo presento este gráfico que, sin ser mío, es de un testigo cualificado conocedor del Yunque y se ajusta a la realidad:

Conexiones con el Yunque
Conexiones con el Yunque

A este gráfico, que es de 2014, le he añadido el Frente Nacional por la Familia en México, otras tapaderas infiltradas aunque quizá no totalmente controladas por ellos en Chile (Academia de Líderes Católicos) y España (Plataforma por las Libertades), y las precisiones sobre su origen, que no debe relacionarse directamente con los cristeros. Había referencia a CitizenGO pero aún no al panfleto propagandístico Actuall.com, igualmente financiado al 100% por HazteOir.org. En todo caso, quien quiera saber quién apoya al Yunque, que lo mire en esta lista.

Y para los que siguen pensando que hablar del Yunque en la Iglesia es falta de caridad, o que hace daño a la Iglesia que lo critiquen justamente gentes que no tienen nada que ver con la Iglesia o incluso ven a esta con prejuicios (como es el caso del artículo que cito), valga esta respuesta de monseñor Munilla, que se felicita porque se denuncien los abusos sexuales contra menores:

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *